Thursday, July 14, 2011

Mamá o chica de Bar Coyote


Wow! Mi primer premio... de mi queridísima amiga Madi, Entre apuntes y pañales. Gracias!  Recuerdo el día que nos conocimos.  Mi familia se había mudado de San Fernando de Henares a Guadalajara. Yo tenía 12 años.  Teníamos un perro que me tocaba sacar a pasear por las noches.  Normalmente me hubiera quejado pero me había fijado que sobre esa hora había un grupo de chicas de mi edad que se juntaban en el parque y quería tener la oportunidad de conocerlas.  En una de esas noches la más extrovertida del grupo se acercó a mí para presentarse, esa era Madi.  Una chica súper simpática que desde el primer día me hizo sentir como parte del grupo.  Llegamos a ser muy buenas amigas.  Me fascinaba su estilo y su forma de ser.  Yo era la "pija" y ella... pues... otra cosa, iba contra corriente!  Se hacía su propia bisutería y cuando salíamos siempre me asesoraba jeje.  Recuerdo numerosas noches en su casa cuando hablábamos hasta tarde, o las veces que me quedaba dormida en su casa viendo una peli.  También cuando volvía de su pueblo y me contaba sus aventuras (yo no tenía pueblo, mi pueblo estaba muy lejos...en USA, jeje).  Era mi "Dr. Phil" Española (es un personaje de televisión Americana que tiene su propio programa donde dá consejos a cerca de relaciones).  Nos obsesionamos con la película de Bar Coyote (Coyote Ugly en USA), y queríamos ir juntas a Nueva York y vivir una aventura.  Cómo pasa el tiempo y cómo cambia la vida!  Ahora estoy en el trabajo, escribiendo un blog (cómo aprovecho el tiempo, no? jiji) y me toca contestar “¿Qué es lo que más te gusta de ser mamá?”  A DÓNDE SE HAN IDO LOS AÑOS???!!!!  Con 17 me fuí a Chicago y empecé la Universidad.  Menos de 2 años más tarde tuve a mi primer hijo, Nathan (Natán).  Mi vida a dado muchos giros inesperados.  Han habido cosas difíciles, como en la vida de cualquiera.  Es fácil mirar siempre en otra dirección y compararte con los demás, pero es mucho más gratificante fijarte en los detalles pequeños y darte cuenta de que cada cosita que tienes es un regalo.  Ahora también tengo una niña y somos una familia de cuatro.  Es increíble!  Y una aventura muchísimo más grande que la de ser una chica de Bar Coyote (aunque eso también tiene cierto encanto, jaja). 

Bueno, a lo que iba, la pregunta: ¿Qué es lo que más te gusta de ser mamá? Mil cosas… no sé por dónde empezar.  La alegría en sus ojos cuando me ven entrar por la puerta después de trabajar.  Cuando Natán viene corriendo hacia mí diciendo “Mommyyyyy” (Mamiiii). Las preguntas de mi hijo; a veces parece que nunca se van a acabar.  Ver el mundo desde su punto de vista, con simplicidad.  Celebrar pequeños logros, que recoja su habitación sin decirme nada para sorprenderme.  No hace falta mucho para lograr que ésta mamá esté orgullosa.  Escuchar a Natán rezar, dándole gracias a Dios por su hermana y pidiéndole que cuide de ella.  Cuando Olivia se acurruca antes de dormir y mete sus brazitos por debajo de los mios mientras me abraza, y cuando me pega en la cara cuando intento cantarla, jaja.  Cuando me da besitos y me sigue por la casa hasta que consigue pisar mis pies para que la coja.  Cuando me despierta por la mañana su voz diciendo "Mamá! Mamá"  El amor que siento por mi marido al ver cómo ejerce de padre, cuando juega con Nathan a los legos, o corre por la casa detrás de Olivia mientras ella chilla.  Las confesiones sinceras de mi hijo “Mamá, sé que no te va a gustar esto pero hoy, cuando estaba jugando con Calvin en casa de Nana, salimos a la calle.”  ¿?¿?!!¿!! Cómo????
A veces asusta amarles tanto.  Tener que confiarles en las manos de Dios y por más que lo intentemos no poder protegerles ni controlar cada momento.  Supongo que eso es lo que menos me gusta de ser mamá; la sensación de vulnerabilidad...

3 comments:

Madi said...

Qué bonito!!!!te quierou!!!

Yo y mis mini yos said...

Anda! Madi y tu amiguitas de la "infancia"!! ;-) Que monos tus peques, no me extraña que te guste ser mamá mas que "chica coyote"!!

Nenica said...

Que bonito! Enhorabuena por ser supermamá y por saber conservar las amistades que merecen la pena!